Silvia Lodares: “Las bodas se recuerdan por su comida”

Silvia Lodares

Los fogones de La Muñoza son responsabilidad de Silvia Lodares. Y están en buenas manos. Gran Diploma Le Cordon Bleu de París, en sus más de 15 años de experiencia Silvia ha trabajado en empresas tan prestigiosas como “Potel & Chabot”, “St. Claire Traiteur” y “La Maison du chocolat“. También ha coordinado la Escuela de Cocina Telva y ha participado en numerosos programas de cocina para VEO7 TV.

Entrevista a Silvia Lodares

¿Cuáles son las principales diferencias entre un menú para una boda y otra clase de eventos?

Una boda se recuerda por muchas cosas: por los invitados, por la siempre guapísima novia, el gran afortunado novio, el sitio maravilloso, y, sobre todo, por la comida. Por lo que en La Muñoza tenemos una responsabilidad de la que somos muy conscientes.

Los menús de boda deben ser muy completos en muchos aspectos. En los aperitivos debe haber canapés fríos, calientes, fritos, verduras, carnes, aves…, platos de toda la vida mezclados con novedades tanto en presentación como en sabor Y siempre ingredientes de primera calidad. Para elegir los primeros y segundos nos basamos en mezclas de sabores no demasiado diferentes a lo que estamos acostumbrados para que gusten a todo el mundo y sobre todo cuidamos mucho las presentaciones y las estaciones del año. También tenemos en cuenta la temperatura y texturas de los platos. Los postres son sencillos, y por supuesto siempre con chocolate a la vista.

De todas maneras, nos adaptamos a toda clase de eventos, por lo que cada día en la cocina es un día “sorpresa”.

¿Qué tipo de cocina te influye más en la elaboración de las propuestas para La Muñoza?

Nosotros ofrecemos cocina tradicional. Buena cocina, bien elaborada con ingredientes de primera calidad y siempre con un toque especial, inventado, creado, pensado, valorado y degustado con mucha ilusión por todo el equipo de La Muñoza.

¿Las parejas que se casan en La Muñoza suelen traer unas ideas preconcebidas sobre los contenidos del banquete?

En absoluto. Las personas que vienen a La Muñoza llegan tranquilas con su elección, saben que un sitio tan especial tiene una buena cocina. Se dejan asesorar desde el principio hasta el final y en las degustaciones cerramos la propuesta todos juntos.

¿Qué distingue a La Muñoza de otros espacios para la celebración de una boda?

Su gran obra social, los talleres a los que se da empleo para que la boda sea una mezcla de equipos, de departamentos,  de gente con gran ilusión de ayudar y ser ayudados. También la hacen única su cercanía a Madrid, a pesar de estar rodeados de naturaleza, y el trato que damos a los clientes.

¿Qué es lo más raro que os han pedido para un menú?

No recuerdo nada extraño, nada en especial. De todas maneras, nos adaptamos a todo tipo de sugerencias, pedidos, comentarios… Siempre estamos abiertos a las propuestas de nuestros clientes.

¿Cómo te ha condicionado tu formación en Le Cordon Bleu de París para la elaboración de la cocina de La Muñoza?

Cordon Bleu da una base de cocina tan sólida que da libertad a la imaginación, mezcla de recetas, invención de nuevos platos, cocina auténtica….

¿Qué platos consideras imprescindibles para un menú de boda?

Nuestra propia carta me parece que es muy redonda: bien elegida, platos diferentes y frescos, con ingredientes imprescindibles como es el bogavante, el tomate, el solomillo, la lubina, el chocolate, la manzana…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *