Ice Cream Bar, Candy bar, Cookies bar… sorprende a tus invitados

cupcake bar

Sí, la tarta nupcial es un básico que nunca debe faltar en una boda aunque podríamos decir que se ha convertido en un momento “vintage”. ¿Os acordáis? Las figuritas de los novios en lo alto de la tarta y el corte de la misma con la espadita. Probablemente casi nadie lo haga ya pero bueno, nunca se sabe, todo vuelve.

Ahora lo que realmente está de moda son las mesas dulces con todo tipo de opciones y siempre con los nombres en inglés: ice cream bar, candy bar, cookies bar, chocolate bar, cupcakes bar… y así podríamos seguir hasta el infinito. Lo cierto es que le dan un toque muy divertido y colorido a cualquier boda y es un acierto seguro, perfecto para acompañar las bebidas espirituosas durante el baile. Aquí os dejamos algunas ideas.

Ice Cream Bar: esta es la alternativa perfecta si tu boda se celebra en verano. ¿A quién no le encantan los helados? En este caso debes tener en cuenta dos detalles: el primero cuándo es el mejor momento para sacar los helados, si es una boda de mañana hacerlo a primera hora puede ser un gran recibimiento para los invitados; el segundo, la tipología de la mesa y dónde se sitúa, no olvidemos que los helados se deshacen, opta por el típico carrito de heladero en el que se incluye la cámara frigorífica.

Cookies bar: en este caso solo debes decidir el tipo de galletas que quieres incluir, ¿con virutas de chocolate, de crema, fresa…? Nosotros te aconsejamos que sean galletas muy personales, con el símbolo de la boda o algo que tenga algún significado para vosotros.

Chocolate bar: aunque ya sabemos que el chocolate está buenísimo en todas sus variedades, sorprender a tus invitados con una taza de chocolate caliente si te casas en invierno es una sabrosa idea. Si eres un gran amante de este alimento, completa la mesa con chocolate blanco, negro, con naranja, con menta, bombones de todo tipo e incluso una fuente de chocolate en la que sumergir frutas variadas.

Cupcakes bar: las magdalenas de toda la vida ahora se llaman cupcakes y además de estar buenísimos, son monísimos y se pueden personalizar como quieras. Selecciona los sabores más ricos, red velvet, dulce de leche, vainilla, chocolate blanco, oreo…

Por último, el ya tradicional Candy Bar, una mesa repleta de “chucherías” que hará las delicias de pequeños y mayores. Pueden ser los propios novios los que se encarguen de seleccionar sus dulces favoritos y que hagan una mesa artesanal, con recipientes que les gusten, dando nombres divertidos a las gominolas y que tengan relación con la temática de la boda.

Nada más, esperamos que no os haya subido el azúcar con este dulce post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *